Archivo de la Categoría “Entrevistas”

entrevista_radio_mataro

Susana Macías, siendo entrevistada por Xavier López.

Susana Macías y Arturo López, de Nueva Acrópolis Barcelona, fueron entrevistados por Xavier López en el programa Ilurion de Radio Mataró sobre Sócrates y sus discípulos. Arturo López, encarna el personaje de Sócrates en la obra La muerte de Sócrates, representada en el escenario de Nueva Acrópolis en varias ocasiones.

Puedes escuchar las entrevistas por Ivoox:

Comments No Hay Comentarios »

Arturo López entrevistado sobre el mito de Hércules.

Arturo López entrevistado sobre el mito de Hércules.

Dos profesores del taller Ideas en Acción de Nueva Acrópolis hablaron sobre mitología griega en la radio.

 Giosef Quaglia fue entrevistado en el programa La Caixa de Pandora de Radio Sabadell sobre los mitos griegos y la belleza.
 Ir más allá de las apariencias es una actitud poco difundida hoy. Pero, según él, es fundamental para emplear de forma útil los mitos, que contienen enseñanzas profundas sobre la vida.
La entrevista se puede escuchar en el siguiente enlace: La mitologia amaga secrets que mai hauríem pensat
Por otra parte, el profesor Arturo López fue entrevistado en Luces en la oscuridad de Pedro Riba con motivo del documental Hércules y las pruebas de la vida.
Este documental se proyecta gratuitamente en Nueva Acrópolis Barcelona todos los miércoles.

Entrevista Hércules y las pruebas de la vida: El mito griego de Hércules y las 12 pruebas de la vida

Comments No Hay Comentarios »

Sara Martínez es voluntaria en Nueva Acrópolis Barcelona y colabora desde hace cuatro años con el Taller Urania de Astronomía, que emprende este año un nuevo ciclo de actividades. Ella es una de las conferenciantes de la charla “Secretos del sistema solar” y participante de la Observación Astronómica en el Parque de Collserola para reconocer los cuerpos celestes y profundizar en los mitos de las constelaciones.

De niña, ¿alguna vez trataste de ver estrellas?

Sí, yo de pequeña me preguntaba acerca del ser humano, de la vida, de la existencia, del universo del que formamos parte. Yo creo que la astronomía está muy relacionada con la filosofía, hay muchos misterios actualmente del universo. Los astrónomos tienen que ser filósofos porque siempre están en búsqueda de nuevos descubrimientos y hallazgos. Es fascinante porque uno se da cuenta del misterio del que formamos parte.

Sara Martínez en observación astronómica

¿Qué puede aporta el Taller Urania a la gente?

El aprender sobre el sistema solar, cómo funciona el universo, cuáles son sus leyes, el darse cuenta de lo maravillosa que es la naturaleza. Eso te hace salir de tu esfera pequeña y reducida, que es la Tierra, y te das cuenta de la enormidad del universo y de lo maravilloso que es. Es una manera filosófica de entender la vida.

Los antiguos utilizaban la mitología y los símbolos para explicar, a través de imágenes, los procesos internos del ser humano y los misterios de la naturaleza.  Pienso que saber de las constelaciones nos permite comprender un poco más al ser humano y al  universo.

¿Qué aspectos comprende el Taller Urania?

Siempre hacemos una parte introductoria con el planisferio para localizar las principales estrellas y cuerpos celestes en el firmamento. Luego, también se dan las explicaciones de los mitos. En algunos talleres se han hecho, por ejemplo, pequeñas introducciones de astrobiología, explicaciones de la formación del  sistema solar, del uso del telescopio…, es muy amplio.

¿Qué representa para ti ser voluntaria, estudiar filosofía y astronomía?

Soy voluntaria porque, de alguna manera, siempre me ha gustado aportar mi grano de arena al mundo. Cuando reflexionaba en cómo cambiar al mundo veía que hacía falta, sobre todo, recuperar los valores humanos. En NA, el voluntariado está muy volcado en esa recuperación de los valores perdidos a través de la filosofía, que no es más que esa búsqueda del conocimiento, de los valores atemporales. Tratamos de despertar la curiosidad en la gente, la fascinación por la vida, la cultura entendida como los ojos del alma. Y al observar la naturaleza podemos comprender muchas cosas del ser humano, es muy bonito.

Comments No Hay Comentarios »

En el año Europeo del Voluntariado, cuando se evidencia y se fortalece el papel del trabajo altruista en la sociedad europea, vamos a hablar con tres jóvenes voluntarios que están dedicando su tiempo a formarse y a ayudar a los demás en Nueva Acrópolis Barcelona.

 

Qué quiere decir ser un “filósofo voluntario”?

Melba: En principio para mí eran conceptos separados. La filosofía siempre me ha acompañado, en el sentido de cuestionarse y no aceptar las cosas porque sí, sino buscarles un sentido. Pero siempre lo he buscado para mí, y siempre estaba vacía. Fue cuando me di cuenta que dando a los demás era cuando más llena me sentía. Cuando uno da consciente del sentido que tiene su acción es cuando se va creando este camino que es ser filósofo voluntario.
Irene: Es ayudar a los demás con conocimiento de causa. Porque si conozco la naturaleza del ser humano, sus virtudes y defectos, puedo ayudarle mejor.

Eliselmo: Para mí es comprender el sentido de la vida. La filosofía si no se aplica es un simple discurso y depende de nosotros que sea una herramienta verdaderamente útil.  El filósofo voluntario es aquel que a la vez que se construye a sí mismo, como una persona un poco más generosa, justa y consciente, construye también un mundo mejor.

¿Qué es lo que hacéis de diferente?
Melba: Se contribuye en mejorar la situación objetiva de las personas de manera consciente. Promover un cambio no es exactamente la actividad en sí misma, sino la actitud con la que la realizas. Puedes generar un cambio visible a través de una actividad ecológica por ejemplo, pero también puedes influir positivamente en la gente a través del ejemplo.

Irene: Un trabajo solidario sobre unas bases morales sólidas, objetivas y lógicas…

Eliselmo: Creo que damos la posibilidad a todos de descubrir sus virtudes y de encontrar un lugar donde soñar y dónde vivir sus sueños. Ser uno mismo es lo más importante. Y lo mejor de todo: conocer, convivir y compartir conocimientos y experiencias con otras personas que, como nosotros, están bus cando realizar sus sueños.

 

Irene Prieto, cuatro años de voluntariado: “Quiero simplemente que perdamos el miedo a mejorarnos a nosotros mismos y al mundo.”

Irene Prieto, cuatro años de voluntariado: “Quiero simplemente que perdamos el miedo a mejorarnos a nosotros mismos y al mundo.”

¿Es útil para tu vida?
Melba: Sí. Es como tener enchufada una batería, es una fuente de energía a pesar de las dificultades de la vida cotidiana. Es un alimento que te permite superarte y seguir con entusiasmo.
Irene: ¡Mucho! Me ayuda a tener presente que todas las cosas tienen una causa y un efecto, y que hay que trabajar por un objetivo.
Eliselmo: ¡Tan útil como una linterna en la oscuridad! La filosofía me ayudó a confiar en que las cosas pueden ser diferentes y que tengo un papel importante pues soy también responsable de lo que le pasa a la humanidad. Además,  poco a poco, voy poniendo estos conocimientos en práctica y descubro que el cambio es posible y que depende exclusivamente de que nosotros lo queramos y lo realicemos.

¿Y es útil para la vida de los demás?
Melba: Sí, en la medida que solucionas situaciones puntuales o das ejemplo.
Irene: Espero que la vida de quienes hayamos ayudado haya mejorado y al menos, que a quienes nos han visto actuar les haya servido para comprobar que aún hay muchas personas idealistas que actúan con honor, según lo que sueñan.

Eliselmo: Yo diría que es fundamental. Cada uno debe encontrar un sentido para su vida y comprobar por sí mismo que las cosas pueden ser mejores. Hacer algo más que quejarse o dejarse arrastrar por lo que dicen los demás. Para todo esto la filosofía aporta mucho.

¿Qué quieres para tu futuro y para el futuro de los jóvenes de hoy?

Eliselmo D’Altoé, tres años de voluntariado: “El futuro es como un niño que esta a nuestro cargo, lo que será mañana dependerá de cómo lo cuidamos hoy”.

Melba: ¡Unión! Que todos vivamos más por lo que nos une que por lo que nos diferencia. Que podamos lograr una convivencia basada en la armonía entre nosotros y con la naturaleza.
Irene: Quiero simplemente que perdamos el miedo a mejorarnos a nosotros mismos y al mundo.
Eliselmo: Veo el futuro como un niño que tenemos a nuestro cargo, lo que será mañana dependerá de cómo lo cuidamos hoy. Me gustaría que todos los jóvenes pudiésemos ser realmente libres y conscientes de nuestro compromiso con él. No como una obligación sin fundamento, sino como un desafío, una conquista de sí mismos y de nuestro porvenir.

Comments No Hay Comentarios »

Entrevista al responsable de esta escuela de valores para la vida

Arturo López vive el mundo del deporte hace años, como deportista y entrenador de tenis y squash. Es voluntario en Nueva Acrópolis Barcelona, dónde imparte clases de filosofía y conferencias sobre deporte y ciencia.

Llamáis al proyecto “Escuela del Deporte”, ¿quiere decir que engloba todas las formas de deporte?

Sí. Todo deporte que promueva una sana cultura física pero también unos valores de respeto y dignidad. Es el deporte como una expresión bella, armónica del físico y a la vez con juego limpio.

Arturo López coordina la Escuela de Deporte en Nueva Acrópolis Barcelona.

¿Qué ideas quiere transmitir la “Escuela del Deporte”?

Que el deporte puede ser una vía de crecimiento y superación para todos. Atleta en griego, quiere decir el que se esfuerza, el que se prueba a sí mismo. Es bueno sentirse atlético ante las pruebas de la vida diaria.


La conferencia  que diste la has llamado “ El espíritu de equipo y la superación personal en el deporte”. ¿Cuál es su relación?

Parecen dos cosas diferentes pero el deporte permite que nos hagamos mejores personas gracias a  participar junto a otros para ser “un” equipo. En el deporte ponemos el objetivo común por delante de nuestros gustos personales y eso hace que uno practique valores como la convivencia, la solidaridad, el respeto, la disciplina… Como dice el lema de un muy conocido y exitoso equipo de nuestra ciudad “Somos uno”. ¡Es un mensaje fantástico!

¿Qué utilidad ves para la sociedad de hoy?
¡Una utilidad educativa y formativa tremenda! El deporte es una forma de  canalizar la energía y aprender a compartir y cumplir unas mismas reglas. ¡Sería maravilloso, por ejemplo, que los jóvenes en lugar de usar piedras o balas dirimieran sus diferencias dando patadas a una pelota en un campo de fútbol! Por otro lado, en un mundo donde  prima tanto lo virtual, es esencial ejercitar la voluntad a través del conocimiento de nuestro cuerpo y hacerlo al aire libre, en la naturaleza…  No hay ningún video juego 3D que iguale la emoción de encestar una canasta de tres, o hacer diana con nuestras propias manos.


¿Qué es el espíritu olímpico? ¿Se puede vivir sin ser un profesional?

El espíritu olímpico es algo universal que cada uno puede vivir en la medida de sus posibilidades.  Como decía  Pierre de Coubertain, fundador de las olimpiadas modernas: “ Lo esencial en la vida no es vencer sino luchar bien”. Este espíritu olímpico se magnifica en los grandes atletas que nos asombran y nos inspiran con sus proezas. Todos necesitamos modelos que nos impulsen, los niños y los jóvenes, como el agua que beben. Sería maravilloso que lo hicieran por mantener encendido el fuego de unión y amor entre los seres humanos.

Actividad de la Escuela del Deporte.

¿A quién está dirigida la escuela del deporte?
A todo el mundo que quiera ser un poco más flexible, fuerte y ágil. Solo hace falta un poco de entusiasmo y ganas de sudar la camiseta. Una escuela de deporte ha de ser principalmente una escuela de salud.


¿Y qué tiene que hacer el que quiera entrar en la escuela del deporte?

Que venga a visitarnos, que venga a entrenar y pruebe. Y si quiere vivir el espíritu olímpico a tope puede formarse también en el  gran proyecto de voluntariado global que es la Organización Internacional Nueva Acrópolis a la cual pertenece la Escuela del Deporte.

¡Infórmate!
Calle Santa Anna, 28 – Barcelona
Teléfono 93-318 82 09 – 686 226 284
De lunes a sábados de 18:00 a 22:00

Comments No Hay Comentarios »

Entrevista a Carina Paulinelli. Ella diseña vestuario para teatro, es ingeniera textil e imparte clases de forma voluntaria en la organización internacional filosófica Nueva Acrópolis en Barcelona. Es responsable de la formación de los voluntarios.

Cuéntanos el secreto para que un voluntario no pierda el entusiasmo.

La voluntaria y profesora Carina Paulinelli

Sospecho que el secreto está dentro de cada uno… Yo creo que es importante recordar continuamente la finalidad de lo que se hace, conocer las necesidades de nuestro entorno y saber que todos somos útiles. Además, una formación continuada donde sigamos aprendiendo, ayuda mucho.

¿Cuáles son los puntos clave de la formación que dais?
Nos apoyamos en los grandes filósofos y filósofas de todos los tiempos y sus enseñanzas éticas para vivir. Ellos consideraban que se puede ir desarrollando, por ejemplo, la voluntad para llevar las ideas a la acción; la tolerancia para poder trabajar en equipo y la generosidad para ser útiles a otros.
La formación se basa en comprender los valores humanos atemporales para ponerlos en práctica con la acción solidaria.

¿Cómo se desarrolla?
Proponemos talleres de filosofía y voluntariado: en clase se aprende la parte teórica y en proyectos de voluntariado se pone en marcha. Tres horas a la semana en total.

¿El número de voluntarios aumenta cada año?
Sí, creo que hay una gran generosidad innata en todas las personas, aunque a veces esté dormida. Actualmente aumenta la concienciación social a la par que las desigualdades que vemos todos los días en los informativos…
Nuestra Organización Internacional, Nueva Acrópolis, cuenta con más de 28.000 voluntarios que realizamos proyectos sociales, ecológicos y culturales en todo el planeta. Estamos intentando crear una red social de voluntarios-filósofos.

Teatro de sombras chinas en Nueva Acrópolis Barcelona

Y tú,¿desde cuándo eres voluntaria?
Desde hace diez años, los más felices de mi vida.

¿Y qué has hecho en estos años?
He llevado el proyecto de teatro de sombras chinas que transmite valores humanos a través de cuentos; he hecho limpieza de ríos, plantación de árboles, plantación de huerto, he pegado muchos carteles, imparto clases de filosofía, doy conferencias…

¿Cómo lo compaginas con el trabajo diario?
Pues es simple: por la mañana y mitad de la tarde, tengo mi trabajo, como todo el mundo. Luego, algunas tardes participo como voluntaria. Como hago lo que me gusta, y es algo útil, no se me hace pesado. La gente cree que los voluntarios somos gente desocupada, pero las encuestas demuestran que, al contrario, el voluntario suele trabajar, estudiar, cuidar familiares y además sacar tiempo para los demás.

¿Qué es lo que más te llena?
Poder ayudar y ser útil. Saber que estoy participando de un gran cambio social en estos momentos complicados de la historia.

¿Cómo hacen los que quieren empezar una aventura como la tuya?

Que se apunten al taller de filosofía y voluntariado para fortalecerse y crecer. Hay que querer dar y ayudar a los demás y disponer de un poco de tiempo. Pero, sea en Nueva Acrópolis o en cualquier otro sitio, ¡que se muevan, qué sueñen y actúen por  un mundo mejor!

Comments No Hay Comentarios »

David Juárez¿Cuántos voluntarios colaboran en este proyecto?
Desde el inicio hace cinco años, todos los voluntarios de Nueva Acrópolis Barcelona han colaborado como mínimo en alguna de las acciones programadas; amigos de estos y gente en general interesada. Actualmente colaboran 30 voluntarios con regularidad.
¿A quién esta dirigida esta acción solidaria?
A personas que no alcanzan las mínimas condiciones para mantenerse. Colaboramos con ellas a través de entidades de ayuda social.

¿Cuáles son las principales dificultades?
Hay algunas trabas burocráticas que dificultan la recepción de comida en la mayoría de comedores sociales.

¿Y los resultados obtenidos?
Si bien siempre se puede mejorar, cumplimos con los propósitos marcados.

¿Cuáles son estos objetivos?
Aparte del trabajo en sí, o sea, la parte organizativa, buscamos una constante formación humana de los voluntarios, porque no es solo poder ayudar, sino también saber ayudar. El voluntariado es cuestión, sobre todo, de calidad. Buscamos desarrollar la perseverancia, la generosidad, la cortesía, la puntualidad…

¿Cuáles son vuestros retos para este Año Europeo del Voluntariado?
Crecer en número y llegar a más sitios. Por eso es importante el trabajo de formación que llevamos a cabo.

¿Qué opinan los voluntarios que participan?
Yo los veo muy comprometidos y dispuestos. Entre todos aportamos ideas y soluciones para mejorar.

¿Cuál es tu principal razón para colaborar?
La necesidad. Hay una frase de Gandhi que me la repito mucho: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.

¿Qué has aprendido recogiendo y donando comida cada sábado?
Que el voluntariado no es cosa de un día, uno es voluntario cuando vive como tal. Es la constancia y la determinación la que hace mover el mundo.

Hay quien dice que trabajar sin cobrar es para tontos…
El voluntariado es una necesidad del alma, es cuestión de amor.

¿Qué dices a los que están interesados en participar?
¡Que no se lo piensen dos veces y vengan a probar!

Si quieres colaborar infórmate en:
Nueva Acrópolis Barcelona
c/Santa Anna, 28
08002 – Barcelona
Tel. 93-318 82 09

Comments No Hay Comentarios »

¿Qué es el Proyecto Ríos?

El Proyecto Ríos es una iniciativa que lleva a término l’Associació Hàbitats, en la que Nova Acrópolis Barcelona colabora de forma voluntaria. El objetivo del proyecto es estimular la participación activa de la sociedad en la mejora y conservación de nuestros ríos. Específicamente, consiste en el apadrinamiento de un río y su custodia. Dos veces al año, en primavera y otoño, visitamos el río. Analizamos el agua, observamos los animales y la vegetación de la ribera y realizamos una limpieza de los alrededores.

¿Desde cuándo “cuidáis” este tramo de río?

Hace aproximadamente tres años, y desde entonces no hemos faltado ni una vez a nuestra cita con el río.

¿Ya os sentís sus padrinos?

Sí. El hecho de haber seguido su evolución durante tres años y las visitas al lugar nos han permitido darnos cuenta de sus mejoras, y eso nos hace sentirnos sus padrinos y cuidadores, ya que, entre otras cosas, nosotros, los voluntarios, hemos contribuido a su mejora, y eso nos alegra mucho.

¿Habéis percibido mejoras ambientales?

Sí. Cuando comenzamos, los alrededores del río estaban muy sucios, y con nuestras limpiezas continuadas hemos visto una gran mejora en este sentido, ya que cuando vamos, recogemos grandes cantidades de basura.

Gracias a ello y a que existe un mayor control en las fábricas para que no tiren residuos tóxicos al agua, hemos descubierto que la vida en el río ha aumentado y cada vez hay más especies. Como anécdota, me comentaba mi compañero que hace años el río bajaba cada día de un color diferente, ya que en los alrededores hay fábricas textiles y antes echaban sus tintes al río.

¿Qué soñáis conseguir con este trabajo continuado?

Con el esfuerzo y el trabajo continuado, pretendemos que el río cada vez esté más limpio, y que sus aguas y alrededores cada vez tengan más calidad y estén más sanos para que puedan acoger más vida, que haya más plantas y que más especies de animales encuentren allí su hogar.

También nos gustaría que llegue a ser un sitio más visitado y transitado, ya que tiene un paisaje muy bello que mucha gente podría disfrutar. Nos imaginamos ese tramo del río con zonas verdes y merenderos habilitados para que la gente pueda tener más contacto con la naturaleza.

¿Tú crees que es un trabajo útil aunque es un tramo pequeño?

Trabajamos en 500 m y el río tiene una gran extensión, pero de todas formas, creemos que es un trabajo útil, ya que estamos en un tramo clave.

Nuestra zona es importante. Allí se concentran la mayor cantidad de fábricas. Cuando analizamos el agua, podemos comprobar que no se están vertiendo productos contaminantes en su origen.

Además, dice la expresión: “Piensa globalmente, pero actúa localmente”. Debemos tener una visión amplia del mundo y no podemos caer en el error de pensar que no podemos hacer nada… Si nos centramos en una zona y en un trabajo continuado, podemos ayudar mucho a la mejora de cualquier cosa, en este caso de nuestro pequeño gran tramo del río.

El voluntariado ambiental es una tendencia en la actualidad, ¿la gente se interesa en contribuir?

Creo que las personas cada vez somos más conscientes de la sobreexplotación que hemos producido en la Tierra, y de que si queremos dejarles un legado a las generaciones venideras, debemos empezar a corregir malos hábitos ambientales.

Poco a poco las personas van adquiriendo mayor conciencia y cultura ambiental, y se sienten responsables del planeta que habitamos. Como decía el indio Seattle en su carta al presidente de los EE. UU. en 1855, “La tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la tierra”.

Existe una mayor necesidad de volver a la naturaleza, entrar en contacto con ella, contemplar su belleza, disfrutarla y aprender de ella. Para muchos de los voluntarios que vivimos en ciudades, pasar una mañana en el río nos hace volver a casa renovados.

Y a ti, ¿te hace crecer?

Como coordinadora me ha hecho crecer, y como voluntaria me ha permitido darme cuenta de lo mucho que le debemos a la tierra. Debemos ser agradecidos y devolver parte de su generosidad. La naturaleza es como un libro abierto del que se pueden extraer enseñanzas profundas que te hacen reflexionar.

También me supone un gran reto el hecho de transmitir los tres pilares del proyecto, que son: la educación ambiental, el voluntariado y la participación ciudadana. Me gustaría conseguir que la gente entendiera que tenemos una importante deuda con la naturaleza y que muchas más personas se sumen en esta lucha.

La gente como tú, que tiene ganas de mejorar el mundo, ¿cómo puede hacer para apoyar en este proyecto?

Animo a todos los idealistas y a quienes tienen ganas de hacer algo por la naturaleza a que se informen sobre el proyecto en Nueva Acrópolis. Cuantos más seamos, mejor lo pasaremos y más acciones podremos llevar a cabo.

Y os regalo otro fragmento del indio Seattle. Ved el gran amor a la tierra que muestra:

“Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano”.

Comments No Hay Comentarios »

Entrevista a Susana Macías, coordinadora del proyecto “Una mano amiga” de Nueva Acrópolis Barcelona 

 

¿Por qué “Una mano amiga”? 

Hemos llamado “Una mano amiga” a este proyecto por un sentido de ayuda solidaria y colaboración. Una mano que se extiende a todo el que necesite una ayuda o información; y dirigida, en especial, a un colectivo minoritario que toma mayor protagonismo: los recién llegados. 

¿Qué ofrece el proyecto a la sociedad? 

Ofrece un asesoramiento y una información actualizada de los diferentes servicios de la ciudad o del país, y deriva a las personas a los organismos públicos concretos para que sean atendidos de forma específica sobre lo que necesitan. 

Por otro lado, también ofrecemos talleres gratuitos de catalán y castellano, en los cuales, además del idioma, se enseñan los aspectos culturales y las tradiciones locales. 

Además, nuestro blog Barcelonia (http://barcelona-extranjeria.blogspot.com/) dispone de información actualizada de temas relacionados con extranjería, solicitud de documentos, etc. 

¿Qué objetivos tienen estas acciones? 

La idea principal es que todos se sientan ciudadanos, participativos, responsables y que despierten un amor y un respeto por la tierra en la que viven. 

¿Cuáles fueron los principales retos alcanzados? 

En estos casi cuatro años de actuación hemos ofrecido ininterrumpidamente dos talleres de catalán y castellano por trimestre. Son cerca de quince beneficiados al mes en el asesoramiento personal y nuestro blog tiene cerca de cien entradas. 

Hemos podido ubicar a mucha gente dentro de la ciudad y han podido beneficiarse de servicios a los que tiene derecho pero que desconocían hasta entonces, incluida gente de Barcelona y personas voluntarias de la asociación. Es, por tanto, un proyecto que sirve, sencillamente, a quien lo necesite.

¿Y cuáles son los sueños para el futuro?
 

Soñamos con tener un espacio que funcione con jornada intensiva para atender al público; de momento, las personas llaman y quedamos en un horario. 

También soñamos en ampliar el número de voluntarios que estén formados y que puedan asesorar a un público más numeroso y en más ámbitos. 

Y, más allá de todo eso, soñamos que se desarrolle una mayor convivencia entre las personas que ya viven aquí y las que llegan. Que estos últimos se sientan también responsables y que  tengan más herramientas para entender cómo la gente aquí siente, se comporta, piensa. Es un trabajo para promover el acercamiento de las culturas 

¿Qué significa ser voluntario en este proyecto? 

Es hacer un esfuerzo para estar al día y tener la información actualizada, amar los idiomas y, sobre todo, querer ser útil a las personas. Uno se mejora para ayudar mejor, aprende no solo quien se asesora, sino también el voluntario. Es un intercambio de conocimientos que favorecen la convivencia y la comprensión. 

Y personalmente, ¿qué te mantiene motivada a ser voluntaria? 

Aprender y ser útil. Para mí ser voluntaria es una forma de poder seguir aprendiendo y, a la vez, poder volcar este conocimiento en algo útil para los demás. 

¿El voluntariado ha mejorado tu vida? 

¡Sí! Porque hacer actividades altruistamente y con un objetivo definido permite llevar la vida con entusiasmo y alegría.

¿Lo recomiendas?
 

Por supuesto, a todo el mundo… A cualquier edad se puede participar en voluntariado, social, ecológico o del que a uno le guste.

Comments 1 Comentario »

Si durante estos últimos tiempos hay un tema dominante en los medios de comunicación, éste es la crisis.

Muchos términos se utilizan para definirla, pero siempre hablan de su carácter económico y, como mucho, de una pérdida de valores morales que nos ha llevado a querer el beneficio a corto plazo más que el crecimiento equilibrado del sistema. De este segundo carácter de la crisis, el de la pérdida de valores, hablaremos con Cinta Barreno.

Cinta Barreno, economista y voluntaria

¿Cómo ves la crisis?
Como parte de la historia del mundo, que es una historia de crisis necesarias para marchar y mejorar. El mismo capitalismo funciona entre periodos de recesión y de euforia. Si uno analiza su propia vida, también  verá que si se sabe transmutar las crisis personales en elementos válidos, éstas se convierten en una verdadera oportunidad para mejorar.

¿Quiénes son sus responsables?
Los medios de comunicación atribuyen la responsabilidad a unos banqueros egoístas y codiciosos que no han medido los riesgos que asumieron. Es cierto, pero no me gustaría abordar la crisis económica sin considerar que la han provocado también la distorsión de la escala de valores y la pérdida de credibilidad moral de todos aquellos que deberían velar por el buen funcionamiento del sistema.

¿La crisis se explica solo con causas económicas?
No. La gran paradoja del siglo XXI quizá sea que los avances tecnológicos y científicos no se han reflejado a nivel social, ético y cultural. Tras estos grandes avances y la comodidad que han generado, hoy se cree que uno puede ser feliz sin esfuerzos. Tanta falta de esfuerzo ha hecho que las aspiraciones más profundas del ser humano se hayan vuelto más materiales y que deriven a la decadencia de los valores. Éste es el terreno fértil de la crisis que se vive hoy.

¿Afecta más allá de lo económico?
Sí, se ve cuando se leen los diarios o se escuchan las noticias. La sensación es de que la humanidad ha llegado a su límite de incompetencia moral. Existen dos tendencias psicológicas en el momento, que son igual de funestas: por un lado, la que teme por todo aquello que es nuevo, creando inmovilismo, y por otro lado, la que huye hacia adelante sin rumbo. Las dos son fruto de la ignorancia y, como dijo Platón, de la ignorancia nacen todas las desgracias de los hombres.

Acláranos…
La mayoría de los seres humanos no son actores de su vida, sino espectadores. Así, son cada vez más dependientes de las circunstancias y esclavos de los deseos que se les plantean. La pérdida de los valores éticos deja a todos a  la intemperie. Falta fortaleza interior y reconocer que la vida tiene un sentido, que va más allá del plano material.

¿Cuál es su consejo para recobrar este sentido?
Hay dos trucos para reconquistar la autenticidad y volver a ser actores de la propia vida: el conocimiento de uno mismo y los valores morales. Para encontrarlos no hace falta ir muy lejos, pues la filosofía clásica y los grandes pensadores de todos los tiempos nos lo facilitan.

¿Y la solución de la crisis global?
Restablecer las normas del buen uso y conducta; lograr un distribución más equitativa de la riqueza y una producción más comprometida con el planeta. Pero, en las esferas del poder, hay gente muy bien apalancada en esta obra maquiavélica. El cambio tiene que venir de la gente, mejorándose a sí misma, luchando contra la avaricia, el egoísmo, el miedo, la falta de responsabilidad, de integridad, de visión holística, ecológica y a largo plazo. En fin, luchando en el ámbito personal contra todos los antivalores que predominan en el panorama general.

Todo esto está muy bien, pero ¿por dónde empezamos?
Primeramente, hay que eliminar el vacío interior, la falta de metas y de ilusiones. Encontrar un sentido superior en todo lo que uno hace para adaptarse a los cambios manteniendo las convicciones propias. Pero esto no basta: la vida interior la hemos de compaginar con la acción. Tenemos que traer nuestra mejor parte y ponerla al servicio de los demás.

El trabajo altruista es la mejor herramienta contra el egoísmo, el individualismo y la profunda crisis de valores que vive la sociedad actual. Y si me permites, esto es lo que tratamos de hacer en Nueva Acrópolis a través del Taller de Filosofía y Voluntariado. Ofrecemos la oportunidad de encontrar estos valores atemporales y compaginarlos con la acción solidaria.

¿Se está terminando realmente la crisis?
Muchos dicen que esta crisis no es más que la punta del iceberg de un proceso mucho más sutil y complejo. Los tiempos que vienen requieren mujeres y hombres que no caigan ante las dificultades, que tengan una personalidad madura, que sean capaces de trabajar en equipo para desterrar sus aspectos negativos, sacando a la luz su mejor parte. Hay que luchar, esforzarse y cooperar para poder dejar un mundo mejor a los que vienen.

Comments 1 Comentario »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR