Ver el mundo como un egipcio

Micro-charla titulada “Egipto, país del misterio” impartida por el profesor Alejandro Adrada López. La antigua civilización egipcia siempre ha sido considerada como una cultura llena de enigmas. Desde Nueva Acrópolis hemos querido arrojar algo de luz sobre algunos de ellos. Durante la exposición, se trataron temas tan variados como la percepción que los antiguos egipcios tenían sobre el más allá o su dominio en astrología y astronomía. Aunque, sobre todo, se pudo observar una forma de vida mucho menos materialista y mucho más natural que la de nuestros tiempos.

El Ankh o llave de la vida es un símbolo ampliamente representado en el arte del antiguo Egipto. Va a simbolizar la vida eterna, que era propia del Alma de cada persona. El Alma para los antiguos egipcios, se encuentra “prisionera” en el cuerpo. Esta debe, a través de las distintas pruebas de la vida, ganarse el derecho de vivir en comunión con los Dioses en el Amenti (paraíso).

El Yet o columna de la estabilidad, es otro de estos símbolos. Este nos habla de la necesidad que tienen todos los seres humanos de tener armonía en todos los aspectos de la vida, para que el Espíritu pueda elevarse hacia los cielos.

 

A través de estos pequeños ejemplos, podemos entrever a una civilización mucho más preocupada por su crecimiento interior que por el exterior. Sin menospreciar la riqueza de nuestra civilización actual, es indudable que nuestro ritmo de vida rara vez nos permite hacernos preguntas de esta magnitud.  ¿Quién soy? Y ¿Quién quiero ser? Estas cuestiones, que para muchos de nosotros son extrañas, eran cotidianas para ellos.

Así Egipto nos propone ver la vida como un camino de superación personal, de aprendizaje constante, en el cual el interior de las personas es lo verdaderamente importante.

Author: Zaragoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.