La esclavitud de la culpa. Libérate estoicamente.

Nos acercamos a Epícteto, gran filósofo estoico, en el que siempre encontraremos respuestas interesantes ante las preguntas sobre la vida y nosotros mismos. En esta ocasión el tema fue la culpa, producto de un ego arraigado en la ignorancia y en la supervivencia personal y por lo tanto se suelen rechazar, a priori, cualquier enseñanza que pueda abrirnos los ojos en este tema.

Es importa diferenciar desde que punto de vista abordamos la culpa. En el nivel social y legislativo convencional que regula la convivencia hay unas leyes que hay que cumplir y su vulneración de lugar a culpables y penas en el ámbito jurídico.

A nivel mental superior y espiritual rigen otras leyes y el juicio verdadero le corresponde a la propia conciencia y a Dios. El karma es la Ley de justicia y retribución universal y su comprensión nos ayudaría a quitar el velo de ignorancia que nos hace sentirnos culpables y culpar a los demás de nuestras desgracias. Porque, si todo lo que sucede es justo y necesario ¿dónde queda la culpa desde esta comprensión amplia y liberadora de la vida?

El resistirse a lo que sucede naturalmente es fuente de sufrimiento. Cuando no lo queremos aceptar en primer lugar culpamos a los demás para evadir nuestra incompetencia y responsabilidad y en último término nos culpamos a nosotros mismos, reforzando aún más el rol de víctima ante las vicisitudes de la vida. Y todo esto por supuesto deriva en angustia, frustración, estrés y ansiedad; la antesala de la enfermedad.

¿Qué mejor conocimiento que la filosofía para comprender las leyes naturales?

Por lo tanto, al comprenderlas nos liberamos de la esclavitud de la culpa y de tantas otras emociones tóxicas que contaminan el alma.

¡FILOSOFÍA PARA VIVIR LIBRES!

Author: Zaragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *