Y el alma… ¿qué eh lo que eh?

Y el alma… ¿qué eh lo que eh? Título de la conferencia ofrecida por Jesús Márquez, director de la Escuela de Filosofía Nueva Acrópolis en Almería.

Hay distintas acepciones de la palabra alma. Por ejemplo, del griego pneuma, del latín anima, soplo, respiración, aliento de vida. Distintos mitos recogen esta idea o concepto de alma. Según el Popol Vuh, por citar algunos, los dioses hicieron al hombre con masa de maíz y le insuflaron vida o aliento vital. De forma similar, la Biblia indica que el hombre fue hecho de barro y un soplo divino. El Hombre presenta una naturaleza divina, espiritual o celeste. Por tanto, es la unión de dos naturalezas: terrestre y celeste. El cruce representa al alma.

Prometeo vio al ser humano sin conciencia. Por ello roba el fuego a los dioses para dárselo a los hombres. Es encadenado y un ave le devora el hígado que le crece todos los días. La idea de la lengua de fuego aparece en Pentecostés y en el mundo islámico.

Y el alma... ¿qué eh lo que eh?

¿Qué no es el alma?

El Bhagavad-Gita de India dice que el Hombre real no nace ni muere. No puede morir porque no tuvo nacimiento. En Egipto el concepto de conciencia se identifica con un contenido y un continente. Se asemeja a una vasija en forma de corazón, alma conciencia. No importa la forma sino el contenido de la vasija. Tras la muerte es sometida a la prueba del peso del corazón, asimilada a un alma sin cargas. De forma similar, el mito artúrico da más importancia al contenido que a la propia copa o Grial, para llenarse con él. Y el alma… ¿qué eh lo que eh?

El alma en la filosofía

Platón habla de la transmigración de las almas. Los muertos vienen de los vivos; y, por tanto, los vivos vienen de los muertos. El alma tiene una triple naturaleza o tres potencias, no hay tres tipos de alma: un alma noética o logóica, una irascible y otra sensible o concupiscible. El soma o cuerpo es la tumba del alma. Pero el alma se mueve. El alma puede orientarse hacia Soma o hacia Nous, según hacia dónde orientemos la vida. Por eso es tan importante la educación y la formación del ser humano.

Y el alma... ¿qué eh lo que eh?

Platón menciona cuatro virtudes fundamentales:

  1. Sophrosine: Sabiduría, como salud interior del espíritu.
  2. Andreia: Valor, fortaleza. Como heroicos furores (Giordano Bruno).
  3. Phronesis: Templanza, prudencia, no como sabiduría (o Sofía), sino en la vida, saber vivir, en lo ético, capacidad de armonizar la vida, vivir con inteligencia.
  4. Justicia: Sintetiza o engloba las anteriores. Saber vivir con nosotros y entre nosotros.

Mito del carro alado

En Fedro Platón explica el mito del carro tirado por dos caballos alados, uno tira hacia arriba y otro hacia abajo. Pueden llegar a romper sus alas. El ser humano está en ese peregrinaje de tratar de elevarse y le vuelvan a crecer las alas. Reminiscencia, aprender es recordar.

¿Cómo entrar en contacto con nuestra alma?

Contacto diario con elementos bellos. Observar la vida de una determinada manera: sorprenderse del misterio. Humildad es abrirse a la vida (Antoine de Saint-Exupéry). Mesura, equilibrio. Tratar de ser justo en todas las cosas. Saber seleccionar sentimientos y pensamientos (discernimiento). Todo en nosotros sea reflejo de ecuanimidad y de cómo nos damos a los demás (generosidad). Tengo que descubrir mi alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *