¿El mundo te cambia o tú cambias el mundo?

El mundo te cambia o tú cambias el mundo, charla a cargo de Nueva Acrópolis Almería en la Sala Nostrum del Centro C. Idealia.

El mundo

¿A qué nos referimos con la palabra mundo? ¿Cómo es nuestro mundo, el mundo actual? Y, ¿qué es el ser humano? Olvidamos que el hombre es parte de la naturaleza. Minerales, vegetales, animales, seres humanos… ¿Hay algo más? Hay una inteligencia natural, hay una inteligencia que se manifiesta a través de los seres naturales. Por tanto, la sociedad humana está en la naturaleza.

El mundo humano, la sociedad, está cambiando desde hace unos 200 años. Y cada vez acelera más. Se pasa de un sistema de valores usado durante siglos, se renuncia a ellos, pero no parece claro que haya aún un recambio. El hombre parece buscar su identidad, y no la encuentra. Los cambios son cada vez más rápidos. Pero hay que ser optimista, tenemos un gran potencial. En los momentos de cambio también sale lo mejor.

Los movimientos de masa parecen convencer menos, intenta emerger la idea de individuo, pero parece que se carece del elemento que une a todos los individuos.

El mundo te cambia o tu cambias el mundo

El Hombre

¿Qué papel desempeña el hombre en el cambio del mundo? Cómo entendemos al Hombre, qué es el ser humano. El hombre es un misterio. Pero todas las civilizaciones clásicas han tenido una concepción tripartita del hombre: tiene una parte física, una parte psíquica e intelectual, y algo más. El cuerpo tiene necesidades. Y una parte psíquica que quiere dignidad, cultura. Y hay que alimentar esa otra parte ignorada, tiene una necesidad de mística, trascendente o espiritual. Hay que ver al Hombre en su integridad.

Las circunstancias

¿Podemos modificar nuestras circunstancias o las circunstancias nos modifican a nosotros? Las circunstancias son el resultado de nuestras acciones, en lo personal y en la sociedad. La filosofía nos ayuda con ideas como el karma o e dharma. Karma: ley de acción y reacción, que indica qué elementos tenemos que corregir en nuestra vida. Las circunstancias no vienen como una ola inevitable. Ocurre en lo individual y en lo colectivo. No se trata de buscar culpables, sino soluciones. El “sistema” es el marco que hemos creado entre todos. Si algunas circunstancias “no nos cuadran”, a lo mejor es que hemos olvidado los fines con los que creamos cada marco. Los sistemas no degeneran en abstracto: son las personas las que olvidan los fines y, en nombre de algo, hacen exactamente lo contrario.

¿Cuánto hay que esperar para ver plasmado el resultado de algunas de nuestras ideas? ¿Qué hacer para no desesperar? ¿El mundo te cambia o tú cambias el mundo? Es la Humanidad la que ha gestado la situación actual. Por tanto, la Humanidad puede cambiarla. Hay ejemplos históricos en los que se han producido grandes cambios. Pero a veces, se olvidan estos cambios. Se puede cambiar el mundo. ¿Problema? El fenómeno Amazon: lo compro ahora y lo tengo mañana. Queremos las cosas ya. Para cambiar el mundo de verdad se requiere tiempo; las prisas están de más. Vencer la desesperación infantil del “lo quiero ya”. Somos unos inmaduros históricos. Se requieren sus tiempos, comprender los ciclos. Hay que perseverar en la dirección que hemos elegido. Hay que creer en la Humanidad y en el apoyo de la Naturaleza.

Las ideas

¿Si cambian las ideas, cambia el ser humano? Sí. Lo que somos es el fruto de lo que hemos pensado. Cambiando las ideas cambia nuestro mundo. Pero para cambiar las ideas hay que tener ideas. La Filosofía es una búsqueda. Sócrates es un ejemplo de ello, de búsqueda, de persuasión, de forma cotidiana, vital. Hay que trabajar con las ideas un tiempo, profundizando e interiorizando, viviéndolas. Una cosa es lo que decimos que pensamos y otras es lo que hacemos. Las ideas pensadas no sirven para nada, las ideas hay que vivirlas.

¿Qué ideas manejan mi vida? ¿Qué es lo que hago? Las cosas pueden cambiar si cambiamos nosotros. ¿Es una utopía? Hay seres que han vivido cosas mucho antes que ocurrieran, luego es posible. Los hay “adelantados a su tiempo”.

El mundo te cambia o tu cambias el mundo

 

La cultura

¿Si cambia la cultura cambian el hombre y la sociedad? Sí. Cuando la cultura se manipula el hombre cambia a mal. Si tiene trasfondo filosófico mejora el hombre. Ahora, cualquier cosa se llama cultura. Para Platón, la cultura tenía raíces en el arte, la ciencia, la mística o en la política. Y debían pasar la prueba del tiempo. La cultura puede ser deformadora o constructora de un hombre más bueno, más sabio. ¿Se educa en una cultura, o los patrones de educación vienen de una cultura? Educación no es una imposición, es sacar de cada cual lo mejor. Es la consecuencia de un Ideal. Cultura es cultivar.

La sociedad

¿La sociedad ha cambiado a mejor o a peor? Ha mejorado el acceso a la cultura, hay más libertad. Falta algo de responsabilidad. Se respeta más la igualdad ante la ley. Somos iguales espiritualmente, diferentes en las formas. A veces se pretende igualar por lo más bajo. Hay inquietud social y ecológica. También se han generado sombras. Los cambios no son fáciles, pero somos optimistas. Falta espíritu crítico, saber ubicarse en la realidad. Falta objetividad, sobra infantilismo. Una sociedad madura viene de la maduración de los individuos. Hay que saber enfrentar la adversidad.

¿El mundo te cambia o tú cambias el mundo? ¿Qué puede hacer cada cual hoy? Ser ético y moral. Un riesgo es la fragmentación, la separatividad, la soledad. Hay cosas que no se inventan. Un mundo nuevo y mejor se construye. Cuidado con los salvadores. Quizá la revolución tenga que ser desde abajo. Parece que toca hacer las cosas uno por uno. No va a venir ninguna nave extraterrestre a salvarnos. Avanza la evolución técnica, no tanto la interna. Falta un compromiso individual para introducir los cambios en nuestra vida. Dejar de esperar que venga alguien. No creemos porque no somos perseverantes en el cambio.

Un comentario en «¿El mundo te cambia o tú cambias el mundo?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *